Las Hadas y los Árboles Mágicos

Luchadormx 0
Hay muchas maneras de acceder a los poderes de los árboles mágicos, desde sentarte bajo un árbol y meditar hasta hacer un pic nic, pasando por dormir bajo ellos y usar trozos de madera del árbol y sus hojas para hacer magia. Todas conocemos las maravillosas propiedades curativas de abrazar arboles, así que te animo a acercarte a ellos y beneficiarte de sus mágicas energías.
Abedul: Renacimiento, estructura, protección, formación, regeneración, pregerminación, un nuevo comienzo e inicio.
Albaricoquero: Amor, creatividad, claridad mental, percepción expandida.
Acebo: Divinidad, concentración, organización, inteligencia, ascendencia, unión sagrada, victoria, promesa y renovación de la esperanza, renacimiento.
Álamo Blanco: Renacimiento, ascendencia, armonía, paz, prevenir enfermedades.
Aliso: Protección, adivinación, un puente al reino de las hadas.
Almendro: Riqueza, éxito, amor, para expandir tu percepción.
Avellano: Hechizos de fertilidad, conocimiento, protección.
Caña: Sanación, percepción expandida, agilidad mágica.
Cedro: Purificación, protección, prosperidad, sanación, sabiduría.
Cerezo: Amor, alegría, diversión, adivinación.
Cornejo: Protección, encantamiento (las flores de cuatro pétalos atraen a las hadas de la Tierra, el Aire, el Fuego y el Agua).
Espino: Ascendencia, cambio de forma, prosperidad, familia, herencia, unión sagrada, magia del amor, hechizos de fertilidad.
Fresno: Comunicación, conocimiento, sanación, agilidad mágica, unión sagrada, expresión creativa, renacimiento, profecía, justicia, el Árbol del Mundo.
Haya: Clarividencia, destino, ascendencia, herencia.
Laurel: Adivinación, de los árboles mágicos que son un puente al reino de las hadas, sueños proféticos, purificación, protección, percepción expandida.
Manzano: Amor, inmortalidad, fertilidad, felicidad, uno de los árboles mágicos con el que podemos atraer a los seres mágicos serviciales.
Melocotonero: Amor, inmortalidad, fertilidad, felicidad, atraer a los seres mágicos serviciales.
Naranjo: Amistad, amor, buena suerte, pasión, diversión, alegría.
Olmo: Revelación progreso espiritual, sanación, nacimiento.
Peral: Unión, alegría, felicidad, prosperidad, realización.
Picea: Iluminación, despertar la intuición, una sensación de bienestar.
Pino: Protección, purificación, regeneración, amor, prosperidad, abundancia.
Roble: Resistencia, ascendencia, amor, fertilidad, visión, protección, regeneración, justicia, fe, lealtad, victoria, éxito, otro de los árboles mágicos más completos que además es una puerta al reino de las hadas. Es el lugar donde viven los seres feéricos.
Sauce: Visiones feéricas, nacimiento, sanación, fertilidad, encantamiento, cambio de forma, atraer las hadas del Agua.
Saúco: Protección, bendición, abundancia, creatividad, reforzar el trabajo con hechizos.
Serbal: Protección, sanación, atraer a seres feéricos serviciales.
Tejo: Renacimiento, adaptabilidad, flexibilidad, fuerza, ascendencia, transformación, protección, regeneración, soñar, longevidad, divinidad.
Que la Fuerza de la Magia, esté contigo!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *