Hechizo para cambiar tu suerte

Luchadormx 0

-Una prenda de vestir nueva.
-Una prenda de vestir vieja (de la que puedas prescindir).
-Una papelera.
-Una bañera.
-Sal marina (mejor sal gruesa).
-Velas.



Ponte la prenda vieja, enciende las velas y echa un puñado de sal en la bañera. Despréndete de la ropa vieja. Intenta visualizar que, junto con la prenda, te desprendes de tu antigua piel o de esa actitud ya caducada. Tírala a la papelera. Deshazte de ella.


A continuación, te metes en la bañera, que habrás preparado previamente, y te relajas a la luz de las velas que habrás colocado en sus bordes (puedes escoger el color que más te guste, velas de olor o bien, según, el tema que quieras trabajar, buscar el color apropiado). Disfruta de ese baño tanto tiempo como desees.

Visualiza con firmeza cómo la sal te quita, te limpia de cualquier negatividad, tristeza o rencor que haya podido quedar en tu interior, disolviéndola por completo.
Sécate y ponte la ropa nueva. Imagina, con claridad, que al hacerlo te estás «poniendo» tu nuevo futuro. Has hecho tabla rasa del pasado.


Vacía la bañera y visualiza que la negatividad, lo que ya no te hacía falta, lo oscuro que ya no te pertenecía, lo viejo, se pierde por el sumidero. Se va para siempre.

Empaqueta tu ropa vieja y ponla dentro de una bolsa de plástico. Haz tres nudos y tírala en el contenedor más lejano a tu casa que puedas.

Así liberamos el espíritu. Para madurar tenemos que acentuar lo positivo y minimizar lo negativo.
Este tipo de rituales, como el de arriba explicado, nos valen para aumentar nuestra motivación, potenciar cambios y obtener nuestra realización a niveles profundos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *